El otoño es tiempo de ferias, y cada feria refleja un poco la identidad del pueblo donde se celebra. En Coll de Nargó siempre se hacía la Feria del Rovellón o Níscalo, pero después de unas temporadas malas de setas, han decidido de apostar por otra especialidad de este territorio: El amplio abanico de posibilidades de hacer actividades en el medio natural.

Aparte de la feria este fin de semana, también había la concentración de escaladores. Los escaladores y visitantes de la feria han podido conocer muchas empresas que ofrecen excursiones en kayak, senderismo y BTT (Kayaks&Summits!!), excursiones con caballo, barranquismo, protección y observación de buitres, mercado de segunda mano de material técnico, rocodromo, telas acrobaticas, concierto de rumba, el famoso “salto al jamón”, etc., etc.

Ha estado muy fructuoso el intercambio de ideas de colaboración con otras empresas o entidades. Lo más importante para Kayaks&Summits, en particular, era que estrenamos parada!